Aumenta tus defensas con equinácea

Hoy la equinácea forma parte de diversos preparados farmacéuticos, y es una de las plantas sobre la que mayor número de estudios científicos se han realizado, gran aliado en las alergias primaverales, estados gripales, para aumentar defensas, etc...

PROPIEDADES E INDICACIONES

La composición de la RAÍZ de la equinácea es muy compleja. Se han identificado numerosas sustancias activas, entre las que destaca el aceite esencial, el principal responsable del estímulo inmunitario (aumento de las defensas).

Como ocurre frecuentemente en fitoterapia, el extracto de la planta (en este caso de la raíz), es mucho más activo que cada uno de los principios activos por separado. Esto es debido a que unos componentes potencian a otros, y posiblemente, a que quedan todavía principios por identificar.

¿Cuáles son las propiedades fundamentales de la equinácea?

- Inmunoestimulante: Aumenta los mecanismos de defensa, tanto de la inmunidad humoral (mayor producción de anticuerpos), como de inmunidad celular (fagocitosis: destrucción de los microorganismos por los leucocitos). Produce un aumento en el número de leucocitos en sangre.
- Antiinflamatoria: Impide la progresión de las infecciones, por inhibición de la enzima hialuronidassa, favorece la formación del tejido de granulaciónk, responsable de la curación de las heridas.
- Antitóxica: Estimula los procesos de desintoxicación en el hígado y en los riñones, mediante los cuales se neutralizan y eliminan las sustancias tóxicas o extrañas que circulan por la sangre.
- Antibiótica y antivírica: Acción que ha sido demostrada experimentalmente in vitro. Sin embargo, in vivo es más importante su acción de estímulo de las defensas

PREPARACIÓN Y EMPLEO

Decocción: de 30 a 50 gr de la raíz triturada por litro de agua, de la que se toman de 3 a 5 tazas diarias.

Compresas: con la misma deccoción que se usa internamente.

También existen extractos como los que te mostramos en la pestaña de abajo.